Para los amantes del basket

Canasta de baloncesto ¿cuál compro?

El baloncesto amateur se juega en nuestro país como una forma de entretenimiento y de hacer ejercicio. Necesita muy poca equipación, tan sólo se necesita una pelota y una canasta de baloncesto.

Aunque originalmente se utilizaba una cesta de madera de fruta con el fondo cerrado y una pelota de fútbol, actualmente las canastas se componen de un tablero, un aro y una red abierta. Los tableros no son imprescindibles, pero sirven para crear rebotes.

Canasta de baloncesto ¿cuál compro?

Si tienes un patio, jardín o terraza, colocar una canasta de baloncesto puede ofrecer una excelente oportunidad para realizar ejercicio cardiovascular, y pasarlo bien con los amigos.

Hay canastas para interiores y exteriores, y tienen diferentes características para dar cabida a las preferencias de juego de los usuarios. Si quieres una canasta, pero no sabes cual comprar, vamos a ponértelo fácil.  

Anatomia de una canasta

Una canasta moderna se compone de un tablero, un aro, una red y una estructura de apoyo. La estructura de apoyo tiene un soporte y, cuando es necesario, un poste y una base.

En la mayoría de los casos, el tablero y el aro están alejados de la pared o el poste al que están conectados, para que los jugadores puedan moverse libremente por debajo del borde y competir por disparos y rebotes.

Las canastas profesionales están a una altura de 10 metros, pero lo modelos caseros se pueden regular en altura para poder ponerlos más bajos.

Cómo elegir bien nuestra canasta

Antes de comprar una canasta, hay que saber en que sitio se va a instalar (interior, exterior, piscina, etc.) y sobre que superficie (hormigón, césped, baldosa, etc.).

En el caso de que sea en el interior, los tableros de pared son la mejor opción para ahorrar espacio. Incluyen soportes resistentes para el montaje y los hay de diferentes materiales.

Los hay de diferentes calidades, dependiendo de la utilización que le demos. Los más resistentes utilizan el acero para el aro y el PVC para el tablero, aunque también resultan más caros.

También hay aros independientes (sin el tablero) que se pueden utilizar en el interior.

Si va a ser colocado en el exterior, una canasta con poste es la mejor opción en el caso de que no tengas problemas de espacio. En este caso, se puede poner un tablero o un aro directamente en la pared, siempre y cuando cuentes con dos paredes.

Si vas a pasarte muchas horas jugando, lo mejor es que optes por un modelo resistente y duradero, que se pueda mojar si se queda al intemperie, y que se pueda mover de un lado a otro. El poste que sea regulable en altura y el tablero acrílico.

Si es sólo para jugar de vez en cuando, hay modelos más ajustados de precio que pueden servirte para usarlo unas cuantas veces.

En el caso de que lo quieras para los niños, las canastas pequeñas y portátiles, con aros de plástico para que no se hagan daño es en lo que debes pensar. Suelen estar fabricados en plástico resistente, pero que resulta ligero y fácil de mover.

También hay dispositivos diseñados para poder instalarse en una piscina, permitiendo jugar a este deporte en el agua.

Otra opción es una canasta electrónica, para jugar en solitario. Suelen tener una red o tela para devolverte directamente la pelota, y va contando todos los tantos que anotas. Son para colocarlos en el interior, pues no pueden mojarse debido a sus componentes electrónicos.

Una vez que sabes que tipo de canasta tienes que poner, hay que buscar las características específicas.

Componentes de una canasta de baloncesto

La calidad de una canasta de baloncesto se mide por los materiales de todas sus partes. Los de mejor calidad son los más caros, pero ofrecen una experiencia de juego mejor.

Por ejemplo, los tableros de PVC son más firmes que los de plástico, y permiten que la pelota rebote más fácilmente. Así el tiro es más exacto y el juego es más rápido, aunque también cuesta más dinero.

Fijar un poste es más caro que comprarlo portátil, pero proporciona una estructura más firme y una experiencia de juego mejor.

Espero que este artículo os facilite la tarea de dar con la canasta perfecta para vosotros. ¡Ahora sólo falta aprender a encestar!